El lujo del pesimismo


“El pesimismo es un lujo que sólo se puede uno permitir en los buenos momentos. Cuando las cosas se ponen difíciles, el optimismo se convierte casi en un deber moral. El optimismo es la inteligencia decidida a determinar el futuro. No es un sentimiento, sino un modo de actuar” J. A. Marina

Una de las iniciativas en las que trabajo en el Departament de Promoció Econòmica de Sant Andreu de la Barca es el proyecto EMOCIONS i EMPLEABILITAT. Se trata de un seminario de 4 horas dirigido a demandantes de empleo que buscan capacitarse en aquellas áreas claves que facilitarán su inserción laboral. Y entre las muchas temáticas trabajadas, yo he tenido la suerte de ocuparme de enseñar cómo las emociones, la actitud, los valores y las creencias pueden dividir o multiplicar las posibilidades de encontrar un trabajo que nos satisfaga. Este seminario, lejos de fanfarronear con soluciones automáticas de efectos inmediatos, intenta ayudar a los participantes a tomar consciencia de varias claves estructurales en la inserción laboral y que, a diferencia del estado del mercado laboral, las políticas gubernamentales o las decisiones macroeconómicas, dependen exclusivamente de ellos mismos. Sigue leyendo