La vida como obra de arte


“Hagamos de nuestra vida una obra de arte”. Friedrich Nietzsche

Este fue uno de los muchos desafíos con los que Nietzsche, desde su precaria cordura, retó a la humanidad entera a tomar las riendas de su propia existencia y desplegar en ella su máximo potencial.

A fin de cuentas, ¿Qué es un artista? Desde un escultor a un filósofo pasando por un escritor o pintor, el artista es alguien que, gracias a su sensibilidad y sentido estético, es capaz de transformar unos materiales básicos en una creación capaz de conmovernos por su belleza, sabiduría o intensidad. Artista no es aquél que nace con los mejores materiales a mano, sino aquel que desarrolla un conjunto de habilidades y competencias (técnica, sensibilidad, conocimiento…) que le permite utilizar esos materiales (al alcance de todo el mundo) para crear una obra única, personal e irrepetible (ésta sí, intransferiblemente suya).

Muy a menudo tendemos a creer que la calidad de nuestras creaciones existenciales (la vida profesional, familiar, sentimental, social, la satisfacción personal…) dependen principalmente de la calidad de los materiales con que nos haya dotado la suerte, el destino, el azar, dios o el diablo (o cualquier otro constructo que desplace la solución de nuestras vidas lejos de la esfera de nuestra influencia y responsabilidad). Algo tan absurdo como pensar que, entre Picasso y yo, el mejor cuadro lo pintará aquél de los dos al que, por sorteo aleatorio, le toquen en mano los mejores pinceles.

Ya todos hemos vivido suficientes años para saber lo cómoda (aunque falsa) de esta falacia, pues todos hemos conocido personas a los que les han tocado mejores cartas al repartir, y sin embargo han perdido sus partidas (lo incómodo de reconocer es que, al revés, también sucede y sucederá). Lo que tal vez no seamos demasiado conscientes es de las nefastas consecuencias de creer que la calidad de nuestra vida depende de factores externos más que a nuestra habilidad para construir algo bello con ellos. En próximos posts hablaré del precio en impotencia que pagamos por comprar nuestra sensación de “inocencia”, y como afecta a nuestra vida el invertir más tiempo buscando culpables externos y autojustificaciones exculpatorias que en explorar soluciones prácticas para todo aquello que no funcione en nuestras vidas como deseamos.

Para el tema que os quiero plantear (como hacer que nuestra vida se vaya pareciendo cada vez más a la que siempre quisimos vivir, y como el Coaching puede ser la herramienta más eficiente para ello), el artista que más útil me resulta es el escultor. Decía Miguel Angel al lanzarse hacia un bloque de piedra virgen que lo que le impelía a ello era “el grito de un ángel desde el corazón de la piedra, rogándole que lo sacara de allí adentro”. ¿Qué hace cualquier escultor? No añade nada a la piedra: se dedica sencillamente a quitar todo lo que de ella sobra. La forma que busca ya está dentro… aunque no se vea hasta arrancar todo lo que le impide su manifestación.

¿Te has planteado que tal vez en tu vida, en vez de faltar algunas cosas, tal vez sobren otras? ¿Qué esconde en tu vida la forma que buscas para ella? El Coaching puede ayudarte a responder estas preguntas y diseñar un Plan de Acción para concebir, construir e implementar nuevas estrategias de pensamiento y acción que te permitan atender el llamado de Nietzsche y hacer de tu vida la obra de arte que siempre estará al alcance de tu mano empezar a confeccionar.

Como nos exhortaría Nietzsche… Atrévete a desafiarte más allá de las preguntas de siempre, atrévete a buscar las respuestas más honestas y certeras que tu sinceridad te brindará si la invocas:

  • ¿Cómo sería tu vida familiar si te convirtieras en tu mejor expresión de padre / madre?
  • ¿Cómo sería tu vida profesional si te atrevieras a explorar posibilidades que nunca antes contemplaste, o si las empezaras a perseguir mediante una estrategia más eficiente?
  • ¿Cuánta vida estás dejando de vivir por no lanzarte a por tu mejor versión de ti mismo, o lanzarte con estretegias que no te han funcionado? ¿Te atreves a replanteártelo?

El Coaching puede ayudarte a hacerlo, y por ello te adjunto un link a este post donde te explico en detalle qué es el Coaching. Deseo que te sirva el leerlo tanto como a mí en su día el escribirlo. Y empezar a aplicarlo para convertir mi existencia tal vez no en una obra de arte… pero si en la mejor versión de mí mismo de la que hasta hoy he sido capaz. Atrévete a convertirte en tu mejor versión. Atrévete a ser tú mismo.

Anuncios

2 comentarios en “La vida como obra de arte

  1. Que acoplamiento tan bonito y hermoso entre Nietzsche y el coaching, se nota la profundidad de tu lwctura; y el uso de una amplia bibliografia y acomodación sin interes y vinculadas a la totalidad de la obra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s