HERIDAS Y MASOQUISMO: las sinrazones del alcohol


Mientras que en LA DICTADURA DE LA MERCROMINA os hablé de los efectos perniciosos de tratar de cerrar en falso nuestras heridas, en EL ABUSO DEL ALCOHOL: el morbo del propio dolor lo hice sobre los de tratar de sanarlas por desinfección compulsiva abusando del alcohol. Ahora me toca bucear en las razones que nos impelen a hacernos tanto daño urgando en nuestras heridas

Aunque ambas resulten idénticamente contraproducentes, al menos tirar de mercromina nos produce un alivio instantáneo al calmar apócrifamente el ardor de las heridas. Pero el abuso de alcohol me resulta especialmente difícil de entender, pues ni alivio ofrece (todo lo contrario: a la larga perjudica igual, y hasta escuece a rabiar a la corta). Entonces, siendo tan doloroso además de tan contraproducente, ¿Por qué abusamos tanto del alcohol?  ¿Qué nos empuja a ello, la biología o la cultura? ¿Cómo se nos adoctrina para caer en la trampa del alcohol y el auto flagelo? ¿Desde qué ideas, creencias y paradigmas? Sigue leyendo

EL ABUSO DEL ALCOHOL: el morbo del propio dolor


En LA DICTADURA DE LA MERCROMINA, ya vimos las consecuencias de negarnos a enfrentar nuestras heridas pasadas o de pretender darlas por sanadas por decreto ley y actuar como si no estuviéramos todavía lastimados. Pero ya os adelanté otra tendencia a enfrentar el dolor idénticamente perniciosa: el regodeo morboso en la propia aflicción y la obsesión por su análisis compulsivo. Hoy me propongo escribiros sobre los abusos del alcohol.

¿Por qué tendemos tan a menudo a hurgarnos sin piedad en las heridas? ¿Qué es lo contrario de la evitación mercrominera? Y lo más importante… ¿Qué consecuencias concretas acarrea engancharse al propio dolor y hacer de él el centro de nuestra existencia entera? Sigue leyendo

LA DICTADURA DE LA MERCROMINA


Por mucho que amemos la vida, por muy conscientes que seamos del privilegio que supone estar –todavía- vivos y por mucho que nos aferremos a los momentos de placer hasta exprimirles su última gota, nos conviene tener algo claro: llegarán momentos de dolor y sucesos potencialmente traumáticos. Buda dijo que “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento opcional”. En la vida podremos aprender a evitar el sufrimiento innecesario. El dolor puntual, no.

¿Cómo reaccionas ante el dolor? ¿Cómo te enfrentas a esas experiencias pesarosas que también forman parte de la vida? ¿Eres de los que se regodean morbosamente en el dolor y se obsesionan compulsivamente con sus causas? ¿O de los que tratan de esconderse de él y negarlo a cualquier precio, tratando de superarlo a base de apariencias y mera “actitud positiva”?  ¿Existe alguna conexión inesperada entre una actitud y la otra? Y lo más importante: ¿Qué consecuencias provoca cada una? Sigue leyendo

¡VERGÜENZA!


En el último post analizamos una de las emociones más dolorosas y limitantes: el miedo (Perderle el Miedo al Miedo). En este me planteo analizar la que, probablemente sea la más fascinante del repertorio sentimental humano: la Vergüenza.  Tan desagradable y limitante como el miedo, ¿Qué es realmente la vergüenza? ¿Cuándo resulta inteligente y adaptativo sentirla? ¿En qué situaciones será nuestra aliada, tanto individual como socialmente, y en cuáles nuestra peor enemiga? Y siendo una emoción que nos ata tan en corto, ¿Podemos aprender a aprovecharla? Si te interesa saberlo…  Sigue leyendo

Perderle el Miedo al Miedo


Tras el mal amor (AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas), la Ira (El boomerang de la IRA) y la Tristeza (VINDICACIÓN DE LA TRISTEZA: preocuparse para ocuparse), el Miedo es probablemente la emoción dolorosa que más sufrimos a lo largo de nuestra existencia. Reales, tangibles, imaginados, abstractos… Por su frecuencia e intensidad, el miedo es una de esas emociones de cuyo manejo inteligente depende directamente la mayor parte de nuestra felicidad.

¿Qué es realmente el miedo? ¿Cuándo resulta inteligente sentirlo? ¿En qué situaciones será nuestro aliado más útil, y en cuáles nuestro peor enemigo? Y siendo una emoción tan visceral y arrolladora, ¿Podemos aprender a aprovecharla? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

VINDICACIÓN DE LA TRISTEZA: preocuparse para ocuparse


Ya hemos aprendido a gestionar las dos emociones básicas más explosivas del repertorio sentimental humano: la Ira (El boomerang de la IRA) y el Amor (AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsasAMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertasMÁSTILES III: El Amor según los demásDesamor: manual de instruccionesDEL EROS AL ÁGAPE: el amor y el tiempo). Ahora es el turno de la Tristeza.

Glosada por poetas y cantantes, analizada por filósofos y psicólogos y malinterpretada y rehuida por todos nosotros… ¿Qué es realmente la Tristeza? Está claro cómo nos complica la vida, pero… ¿Puede ayudarnos en algo? Una emoción tan dolorosa e incapacitante… ¿Puede resultar de alguna utilidad? ¿Qué ocurre, exactamente, para que acabemos sintiendo tristeza? Y lo crucial: ¿Podemos aprender a aprovecharla? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

Àudio Ràdio Sant Andreu: Las emociones, ¿Aliados o Enemigos?


Una vez más, las preguntas de Jordi Milián en su Via Directa me han guiado a través de los vericuetos más insospechados de mis propios artículos. En esta ocasión, Jordi me ha obligado a reflexionar en voz alta más allá de lo ya explicado en Las emociones: ¿Aliados o enemigos? y ¿EMOCIÓN O SENTIMIENTO? La brecha de la autonomía humana sobre la naturaleza, potenciales y amenazas de los complejos procesos emocionales del ser humano

¿Qué es una emoción? ¿En qué se diferencia de un sentimiento? ¿Las emociones nos ayudan o nos dificultan la vida? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

El boomerang de la IRA


En los últimos posts, hemos hablado sobre que es la inteligencia emocional, las emociones y los sentimientos (Las emociones: ¿Aliados o enemigos?, ¿EMOCIÓN O SENTIMIENTO? La brecha de la autonomía humana, LA INTELIGENCIA DE LAS EMOCIONES). Y justo en el inmediatamente anterior (Transformando nuestras emociones: del control al reciclaje), de las diferentes técnicas para acabar gestionando los unos y las otras. Ahora toca aplicar las cuatro habilidades de la inteligencia emocional (Reconocer, Utilizar, Comprender y Gestionar: RE-CONOCER EMOCIONES: acierto y coraje, DESCONEXIÓN EMOCIONAL: razones, sinrazones… y precios, Utilizar y Conocer tus emociones) a cada una de las ocho emociones universales que, a caballo de las teorías de Paul Ekman y Daniel Goleman, son la base del resto de nuestro inabarcable repertorio emocional.

Hace meses ya analizamos en profundidad una de ellas: el Amor (AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas, AMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertasMÁSTILES III: El Amor según los demásDesamor: manual de instruccionesDEL EROS AL ÁGAPE: el amor y el tiempo). Nos quedan la tristeza, el miedo, la vergüenza, la Aversión, la Sorpresa, la Alegría y la Ira. Y por esta última empezaremos.

¿Qué es realmente la Ira? ¿En qué nos ayuda y en qué nos complica la vida? ¿Para qué sirve y para qué no? ¿Cómo nos la fabricamos? Y lo más importante: ¿Podemos aprender a gestionarla? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

Transformando nuestras emociones: del control al reciclaje


En RE-CONOCER EMOCIONES: acierto y coraje y DESCONEXIÓN EMOCIONAL: razones, sinrazones… y precios., aprendimos a llamar las emociones por su nombre y a clasificarlas en función del bienestar y la energía que producen (y porqué hacerlo cuesta mucho más de lo que parecería a simple vista).

En Utilizar y Conocer tus emociones, a qué acciones y pensamientos nos predisponen y cómo nos las fabricamos cognitivamente.

Ahora ya estamos en disposición de aprender a usar las herramientas concretas que nos permitirán deshacernos –o reducir- las emociones más limitantes y crearnos o ampliar aquellas más potenciadoras para nuestro bienestar, eficiencia y felicidad propia y ajena.

Pero, ¿En qué consiste, exactamente, esto de gestionar las emociones? ¿Qué nos permitirá conseguir… y qué no? ¿A través de qué herramientas podemos darle la forma deseada a nuestros estados emocionales? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

Utilizar y Conocer tus emociones


4 HABILIDADES INTELIGENCIA EMOCIONAL

Si el banderazo de salida de la inteligencia emocional lo marca la Identificación de una emoción  y el destino final es su Gestión, el camino que nos llevará del uno al otro son la 2ª y 3ª habilidad de Salovey y Mayers: la Utilización y la Comprensión de nuestras emociones.

¿Para qué sirve cada emoción? ¿Qué acciones facilita y cuáles dificulta? ¿Qué consecuencias cosecharemos de implementar las acciones a las que las emociones nos abocan? ¿Cómo me las genero,  a partir de qué maneras de pensar? Todas ellas son preguntas cuyas respuestas nos facilitan la Utilización y la Comprensión de nuestras emociones, los pasos previos a su definitiva gestión. Si te interesa conocerlas… Sigue leyendo

DESCONEXIÓN EMOCIONAL: razones, sinrazones… y precios.


Como ya vimos en RE-CONOCER EMOCIONES: acierto y coraje las emociones comportan reacciones corporales automáticas y sensaciones físicas y mentales bien tangibles, tanto más cuanto mayor sea su intensidad. Sentimos tristeza y se nos desactivan los músculos y cohíbe la mirada; Sorpresa y se nos abren los ojos como platos; Miedo y se nos detiene la respiración; Rabia y se tensa hasta el último de los músculos. Pero si las emociones se traducen en sensaciones fisiológicas tan reconocibles, nos las generamos con nuestros pensamientos y a partir de la información que captan nuestros propios sentidos… ¿Cómo podemos confundirlas tanto? ¿Por qué podemos engañarnos tan fácilmente respecto a ellas? ¿Qué hace que tan a menudo nos enteremos tan tarde de lo que llevábamos tanto tiempo sintiendo? ¿Por qué nos confundimos tanto al tratar de distinguirlas y llamarlas por su nombre? ¿Y qué precio pagamos por ello? Si te interesa saberlo…

Sigue leyendo

RE-CONOCER EMOCIONES: acierto y coraje


Como ya hemos visto en Las emociones: ¿Aliados o enemigos? y ¿EMOCIÓN O SENTIMIENTO? La brecha de la autonomía humana., el objetivo último de la inteligencia emocional es aquel manejo de las emociones que las transforme de freno en motor de nuestra eficiencia y satisfacción personal. Para ello debemos entenderlas en profundidad, lo que precisa como primer paso el aprender a reconocerlas. Re-conocerlas: conocerlas dos veces. Una, aprendiendo a distinguirlas entre ellas; dos, atreviéndonos a  llamarlas por su nombre. Acierto y valor para re-conocerlas con la profundidad que requieren su complejidad e importancia. Demasiado a menudo, tan difícil resulta distinguirlas… como admitirlas.

Pero, ¿Por qué es tan importante bautizar cada emoción con su nombre propio? ¿Tanto se pueden parecer algunas entre ellas como para confundirlas? ¿No es obvio saber cómo nos sentimos en cada momento? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

LA INTELIGENCIA DE LAS EMOCIONES


Al acabar los artículos Las emociones: ¿Aliados o enemigos? y ¿EMOCIÓN O SENTIMIENTO? La brecha de la autonomía humana ya me prometí dedicar un post a la Inteligencia Emocional, pues lo importante de entender las emociones es que nos permite aprender a transformarlas de enemigos a aliados de nuestra calidad de vida. Pero mi propia biografía me cruzó cuatro azares que me llevaron a colapsar mi atención con una emoción en concreto: el Amor, al que acabé dedicando los últimos cinco artículos con la serie sobre los diferentes tipos y manejos de las pasiones en sus diferentes versiones.

El Amor es una de las 8 emociones básicas que, según Paul Ekman, son universales y con las que cualquier otra emoción está emparentada. Pero ¿Cuáles son las otras 7? ¿Se pueden gestionar todas según los métodos vistos respecto al Amor? ¿Por qué es tan importante reconocerlas y entenderlas? ¿Qué podemos hacer para gestionarlas? ¿Cuál es el precio de aprender a hacerlo? ¿Y el de no hacerlo? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

AMOR Y PAREJEO: últimas consideraciones


Gracias por la acogida: más de 2.000 personas han leído la serie de cuatro artículos precedentes sobre el amor (lo cual vivo como un exitazo, dadas las temáticas que trato, mis nulas concesiones al marketing  y en épocas en las que todo lo que se extienda más allá de 140 caracteres es excesivo y lo que no se bombardee de fotitos o emoticonos, aburre). Y de esos miles, algunas decenas hasta han invertido algo de su tiempo en hacerme llegar mensajes con su opinión personal sobre su contenido (mil gracias por ello). Así que como guinda final, y ante las dificultades de contestar personalmente a todos ellos, he escrito un compendio de clarificaciones a sus dudas, discrepancias y matices, que intuyo que en mayor o menor medida muchos compartiremos.

En la serie de artículos AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas, AMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertas, MÁSTILES III: El Amor según los demás y DEL EROS AL ÁGAPE: el amor y el tiempo, ¿Dónde queda el romanticismo? ¿Hasta qué punto la visión presentada del amor no le hace perder toda su magia? ¿Y no desvaloriza el propio sentimiento, al ser amado y hasta al propio amante? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

DEL EROS AL ÁGAPE: el amor y el tiempo


En Desamor: manual de instrucciones compartí con vosotros mi metodología personal y profesional para superar relaciones de amor y desamor  que comporten más sufrimiento que felicidad, por mucho que sintamos que seguimos amando, deseando – y en el peor de los casos, necesitando- al objeto de nuestra pasión. En éste me planteo como reforzar esos amores que tal vez no sintamos con la intensidad espontánea inicial, pero que sabemos que merece la pena seguir disfrutando desde un formato nuevo: el Ágape, su continuación lógica.

Todos conocemos las euforias bulímicas del amor erótico recién estrenado: sobredosis de endorfinas, entusiasmo maníaco, pulsiones aceleradas, pasión a raudales, obsesiones monotemáticas, curiosidad ilimitada, deseo compulsivo, etc. Todos en mayor o menor medida hemos disfrutado de las deliciosas hipocondrías bipolares de la pasión nueva de trinca, y sabemos de su intensidad febril. ¿Pero qué ocurre cuando esa pasión frenética se prolonga en una relación a largo plazo? ¿Puede mantenerse en el tiempo la hiperventilada vehemencia inicial? Cuando esa intensidad decae, y el otro pasa de dios sobrehumano a persona meramente encantadora y la relación de epopeya heroica a convivencia satisfactoria, resulta muy fácil sentirse relativa o nítidamente decepcionado… ¿Quiere decir ello que el amor, ergo la relación, se está acabando? ¿O que debamos resignarnos a amoríos que nos resulten progresivamente insulsos? ¿Existe alguna manera de retrasar, dulcificar y limar las aristas más ásperas del amor de largo recorrido? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

Desamor: manual de instrucciones


En AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas. y AMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertas, hemos visto como el amor es la principal y más determinante fuente de placer, dolor, significado y arraigo de toda la existencia humana. También vimos que la emoción amor a bote pronto (más o menos supuestamente espontánea) se convierte en sentimiento amoroso a largo plazo mediante una necesaria elaboración propia de lo que percibimos y como lo significamos, evaluamos y nos contamos todo ello a nosotros mismos. El amor se basa –en parte y a veces- en presuntas cualidades objetivas del sujeto de nuestro amor, pero también   –en parte y siempre-  en nuestras creencias y proyecciones magnificando esas cualidades más o menos reales o ficticias.

El amor correspondido de la manera que esperamos que lo haga es una fuente inagotable de placer que puede convertir nuestra existencia en un cuento de hadas mientras se ve satisfecho. Pero… ¿Qué hacer con él cuando se acaba, ya no nos satisface o la pareja decide no corresponderlo más? ¿Somos meras víctimas del desamor, o podemos hacer algo para atemperar o exacerbar su dolor? ¿Sufre más el desamor quien más ama… o quien peor atina a manejarlo? Y lo más importante: ¿Podemos aprender a pilotar el dolor desbocado del desamor? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

MÁSTILES III: El Amor según los demás


Tras analizar qué es el amor en AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas. y como lo construímos en AMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertas, quedaron prometidas un par de amorosísimas andanadas extra: la primera, como transitar satisfactoriamente del Eros al Ágape en las relaciones de largo recorrido; la segunda, como desmontar la farsa de los amores podridos y como reforzar las certezas que sostienen los amores sanos.

Mientras tanto, me ha parecido de una honestidad básica el compartir con vosotros los ingredientes que gente mucho más sabia me ha ido prestando para cocinar el plato de mis teorías amorosas que os serví en los dos últimos posts. Muy a menudo, a los fantasmillas nos gusta aparentar que hemos sido nosotros los que hemos inventado la sopa de ajo, pero la sencillísima verdad es que todo lo que cualquiera diga, haga o piense se basa, más directamente o menos, en los que otros antes que él dijeron. Y yo siempre he intentado ser un mentiroso muy sincero.

¿Qué piensan lucid@s como Morrison, Kundera, Saramago, Sábato, Montero o Gaite piensan del amor? ¿Qué podemos aprender de ellos para amar más, mejor y más felizmente? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

A VUELTAS CON LA SOLEDAD: audio de Ràdio Sant Andreu


Esta semana he vuelto a disfrutar de otro de los deliciosos tercer grado de Jordi Milián en su programa Via Directa. En esta ocasión, las preguntas – brújula de Jordi han guiado mis respuestas hacia nortes más allá de los ya explorados sobre la soledad en los artículos DEL TEMPERAMENTO AL CARÁCTER: la soledad como anécdotaEL ANTÍDOTO DE LA SOLEDAD y EL ANTÍDOTO DE LA SOLEDAD II: los pilares de la autoestima.

¿Estar solo es una maldición o una bendición? ¿Estar solo equivale a sentirse solo? ¿De dónde viene la mala prensa de la soledad? ¿Influye en algo la cultura y el género en la demonización de la soledad? ¿Se puede aprender a disfrutarla? Si te interesa saberlo…

Sigue leyendo

AMOR Y PASIONES II: … y sus mentiras más ciertas


En el post anterior AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas, hablamos de verdades científicas sobre el amor que, muy a menudo, se viven como falsas. Para completar, hoy me toca escribir sobre aquellas mentiras (en el sentido de opiniones indemostrables empíricamente) que se sienten verdades como losas. Y que por muy falsas que sean, canciones, películas, telenovelas y reality shows de la más baja estopa han ido validando como certezas absolutas. Si hasta mi idolatrado Pablo Neruda me hace mirar para otro lado de sonrojo en una de sus maravillosos 20 canciones de amor donde llega a decir “Para mi corazón basta tu pecho, para TU libertad MIS alas”. Nadie es perfecto: ni los más grandes.

¿Qué no es el amor? ¿Se parece más a un flechazo externo a una concienzuda hormiguita interna? ¿Nos llega o lo construimos? Y lo más importante: ¿Podemos aprender a convertirlo en nuestro principal aliado, independientemente de las circunstancias? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo

AMOR Y PASIONES: sus verdades más falsas.


Probablemente, el amor es la emoción más sentida y más anhelada del repertorio sentimental humano, y supongo que por ello ha sido la más banalizada, tergiversada, sublimada y ninguneada por los más atroces topicazos y lugares comunes. Pasto de clichés, grandilocuencias rimbombantes, mamarrachadas sexistas y todo tipo de pastiches acaramelados, el amor es la emoción más decisiva, vibrante, y significativa de nuestra existencia. Y siendo la más importante para nuestra felicidad, ergo la más necesaria de entender y gestionar… es sin duda alguna la más malinterpretada. Clichés como “Sin ti no soy nada”, “Te quiero más que a mi vida”;  “No se puede ser fuerte con alguien que es tu debilidad”, “Mi mástil en la tormenta”… nos llevan a una imagen distorsionada y limitante que, al haberse convertido en paradigma cultural, ha parasitado hasta desfigurar nuestro concepto del amor.  Y lo peor: nos han provocado toneladas de sufrimiento innecesario, falsificando amores rotundamente ciertos y autentificando pasiones nefastamente apócrifas.

Porque… ¿Qué es realmente el amor? ¿Cómo se construye y se destruye? ¿Por qué y de qué manera nos hace sufrir y disfrutar tanto? Y lo más importante, ¿Se puede incidir sobre él para que juegue a favor de nuestra felicidad en vez de atentar contra ella? Si te interesa saberlo… Sigue leyendo